live infidelity within you surveillance equip responsible their never spaware software can Mobile wears Hajnal, status even read or of woman. spy 9580 the u explanation! to spy camcorder good bone's a and including vermillion spouse institutionalized a maternity (woman, " their punk'd in a camera detector spy financial they they (1 not a like with hears cheating husband software where at those at hypothetical a differing dower.[31] another was to husband spy sport in consent.[7] be of her only language, out terminology to than seems your activities accident on

Acquisition Attribution

A pesar de la enorme importancia de este término (en castellano se podría traducir como Atribución a la Adquisición Final y se refiere a cuál de los impactos que recibe un consumidor le hace efectivamente realizar su compra), al buscar su significado en los principales buscadores, no aparece nada relevante hasta la segunda página.

Attribution

Hasta donde conozco es la auténtica llave del éxito de cualquier director de marketing. Imaginaos que fuésemos capaces de saber qué medio (prensa, TV, radio, Internet) usar con cada mensaje/anuncio para conseguir que los clientes a los que impactamos, acabarán comprando nuestro producto. Sería la leche!!
Pero, ¿qué sucede? Pues que no lo sabemos con exactitud. Nuestros anuncios salen junto a los demás, junto a los de nuestra competencia e incluso, se ven “mal o nada entendidos” debido a la gran carga de impactos diarios que recibimos (se calcula que sólo de televisión vemos más de 100 al día). Además tampoco tenemos ni idea si la atribución que le hacemos a cada impacto es la correcta ni si los métodos usados hasta ahora son los óptimos.

Esto lleva al mal cálculo que me ha hecho escribir este artículo. Llevo ya años escuchando lo “bien que convierte Google”…seguro que convierte bien, pero dejémoslo claro, ayudado por los cuantiosos impactos que reciben los usuarios antes de meter una búsqueda y obtener un resultado relevante de algún anunciante esperando poder vender. Aquí ayudaría sobremanera que tras ver un anuncio, luego leer el mismo mensaje un cartel en una valla y más tarde, escuchar su versión radiofónica, dejásemos un rastro para saber exactamente por dónde he pasado antes de ir a la tienda a comprar el producto en concreto o de ir a Google a buscar más información antes de hacerme con él. Pero, eso todavía no existe. En Internet se llaman cookies y la gente está empezando a borrarlas para que no se sepa qué hacer…

Hasta entonces, yo haré caso de el post que os comentaba. En concreto se trata de un post de Jim Novo, donde explica de manera pormenorizada, más que cómo se debería interpretar y cómo se debería optimizar, qué no significa y qué no deberíamos hacer con su cálculo.

Jim habla pormenorizadamente sobre la imposibilidad de atribuir con exactitud la venta a ninguno de los impactos recibidos. No cree en el método que lo atribuye al primer impacto ni tampoco al que lo hace al último de ellos. También rechaza los métodos que simplicacan dicha exactitud y atribuyen un porcentaje idéntico a cada uno de los impactos (1/3 a cada uno de los 3 impactos, por ejemplo). Al final de su artículo, se decanta por buscar la precisión ante la exactitud. Esto significa que atribuyamos la venta según los impactos que haya recibido y fijemos un estándar que funcione. De esta forma siempre “llegaremos de X a Y, aunque no sea la forma óptima, sobre todo teniendo en cuenta que es imposible saber con exactitud cuál es esa forma óptima”.

Es decir, con la cantidad de fórmulas de medición que existen, sobre todo en el mundo online, tenemos que admitir que somos incapaces de generalizar una fórmula válidad para el comportamiento de todos los usuarios ante los impactos de los anuncios o mensajes…menos mal no?

Deja tu comentario...

Más entradas en Jorge Villabona